Entrevistas

Los Displicentes, el Superclásico en Youtube

Un grupo de amigos al que la rivalidad los unió y se convirtieron en los youtubers más conocidos de América Latina.

Por Joaquín Ferrero

El auge de la tecnología facilitó que uno se pudiera hacer famoso de la noche a la mañana. Así fue el caso de Los Displicentes, un grupo de amigos que improvisaron poner una cámara de frente mientras veían un partido de fútbol. Sus reacciones se reprodujeron en portales de noticias, se viralizaron por las redes sociales y con el correr del tiempo, se instalaron en el mundo de los influencers.

Se conocen del barrio, cuando eran chicos compartían las tardes en las calles de Barracas y La Boca. Futboleros los cuatro, compartían de manera dividida la pasión por los colores. De un lado Facundo y Martín fanáticos de River, del otro Matías y Kai, del eterno rival. El debut de los Displicentes fue en el Superclásico de verano, en 2015, cuando el Millonario perdió por goleada. “La idea era ir a la costa y hacer un blog con las cosas que vivíamos como amigos. Se nos ocurrió grabar el Superclásico y nos encajaron cinco pepas, y Mati que es de Boca lo editó contento y lo subió”, contó Martín. Después agregó: “En su momento había que escuchar ‘Yo prefiero en un 5 a 0 en un amistoso, que ganar una Sudamericana’ ”. A lo que Kai respondió: “Era chiquita la Sudamericana, no sabíamos lo que iba a pasar después”.

La respuesta del público fue instantánea. En YouTube tuvieron 500 mil visitas en 24 horas. El video de los chicos lo publicó Télam y Ciudad.com, después se hizo viral y nada lo pudo frenar. Ellos admiten que fue de casualidad todo lo que llegó a partir de ese momento, porque los tomó por sorpresa. Luego de esa primera video reacción se tomaron su tiempo para instalarse en el canal de vídeos más grande del mundo. “Nos grabamos los tres Superclásicos que se jugaron en una semana. Boca contra River por Libertadores y por el campeonato local. Hacíamos la previa del PES y después el partido”, comentó Facundo en relación a cuando comenzaron a hacer regularmente las apariciones.

Pero del otro lado el público empezó a encariñarse con Los Displicentes, la gente les escribía para que hicieran más videos. Personas de diferentes provincias del país, de diferentes clubes pedían que grabaran el partido. También, de otros países de Latinoamérica. Ante la llegada de la Copa América de Chile, los chicos se unieron para ponerse la celeste y blanca. Fue un boom porque Argentina llegó a la final y el entusiasmo era de todo el país. “Nos levantó fuerte el número de seguidores y visitas después de la final perdida”, dijo Kai.

A su vez, la calidad de los videos hace que sean divertidos y entretenidos. Esto se debe a que Matías, quien es el responsable de hacer la edición de cada filmación estudió diseño multimedial y de esa manera, le da un salto de calidad a cada trabajo. “Una video reacción lleva entre dos y tres horas de trabajo, después los otros videos me llevan más tiempo, hasta días”, comentó el editor.

Lo que sí en la previa no hay mucho trabajo de preparación porque las filmaciones son espontáneas, por lo que no es necesario un guión. Puede que preparen una ambientación, como en la final de Mendoza, en marzo del año pasado que pusieron globos, o en el amistoso entre Argentina y España que se disfrazaron como los personajes de la Casa de Papel, pero una vez que empieza el partido no tienen nada guionado. “Si lo guionáramos perdería la gracia”, argumentó Kai.

Después de la constancia, de la convicción de que lo que hacían era para el público al que apuntaban, llegaron al millón de suscriptores, una meta de ellos. Así fue que tuvieron el reconocimiento de YouTube, lo avala la placa que está colgada en la Displicueva. Y lo lograron también gracias a la expansión que tuvieron, con ideas nuevas, buscando alternativas a la hora de grabar. Armaron eventos con youtubers o influencers, en eventos o en encuentros casuales. “Casi siempre buscamos hinchas de otros equipos, como Seba Fernández que es de Independiente, para poder llegar a más espectadores”, comentó Matías.

El hecho de ser más conocidos les dio la posibilidad de cumplir el sueño de cualquier fanático. El año pasado, cuando se presentó la última camiseta de River, Martín y Facundo formaron parte del evento. Ese día estuvieron junto al Pity Martínez, Rodrigo Mora, Jonatan Maidana, Ignacio Scocco y Javier Pinola, entre otros. Al mismo tiempo admiten lo extraño que es tener a tu ídolo mano a mano y que él te reconozca. “No me putees más, mi hijo ve tus videos”, le supo decir Nacho Scocco a Tincho, entre risas. A su vez, Facu dice que en los videos siempre llevan todo a un marco de humor, y que por suerte se lo toman a bien. Las pruebas están porque Mora siguió el canal y comentó fotos de los Displicentes. Por otro lado, los hinchas de Boca pudieron conocer a Benedetto, Fabra y a Wilmar Barrios. Además, para ellos compartir un momento con Batistuta, Ortega y Cavenaghi será inolvidable.

Los Displicentes no tienen fecha de vencimiento, porque como dice Facundo, este es un país futbolero y ellos lo que hacen son video reacciones de fútbol, comparten desafíos con personajes de otros canales de YouTube, ambientados con el fútbol, como el Mundialito, el Libertadorcito y la Championcita. “El país se tendría que cansar de ver fútbol y eso es imposible porque todos los partidos son distintos. Siempre va a pasar algo polémico, el fútbol es esa caja de sorpresas que nunca vas a ver un partido igual al otro”, agregó el hincha de River.

 

Un mensaje para la sociedad

Lo que comenzó como un pasatiempo o una diversión, mutó y se transformó también en un mensaje para instalar en nuestra sociedad un concepto que busca derribar la violencia en el fútbol. Somos rivales, no enemigos. Los Displicentes con ese lema persiguen la unidad e intentan educar a los hinchas de todos los clubes. “Nosotros cuando hacemos juntadas o eventos como el de la Usina del Arte, les pedimos a la gente que vaya con la remera de su club para demostrar que pueden estar uno al lado del otro y no pasa nada”, contó Facundo. Después el hincha de River agregó: “Hubo una juntada con más de 1500 personas, a pocos días de los incidentes de la final, cada uno con su remera y no pasó nada. La gente vino a festejar la fiesta del millón de seguidores, que la hacemos entre todos y demostramos que somos rivales y no enemigos”.

Por otro lado, cuentan que el reconocimiento es de la gente. Hay una devolución del público cuando ven que los clubes usan el lema que lograron instalar, entre los comentarios suelen ver las menciones de sus redes junto a “Esto es de ustedes”.

Finalmente, comentó Martín que para la final de la Copa Libertadores, el auspiciante de River tenía organizado un evento y habían propuesto que Kai y Matías fueran con la camiseta de Boca para hacer una ronda de penales en el Monumental. Lamentablemente, el incidente empañó la final y se dio marcha atrás. Pero no se dan por vencidos, hasta no lograr estar en una misma tribuna, los cuatro juntos, con sus respectivas camisetas compartiendo un Superclásico en la cancha, ellos no van a parar.

Cuando se refieren al motivo por el cual las hinchadas no pueden compartir un partido de fútbol, coinciden en que falta voluntad de los clubes, porque creen Boca y River se deben unir, como también, el compromiso de la AFA para ayudar a que la gente más grande se concientice. Ellos ya hicieron un gran trabajo en los más jóvenes.

 

Diferencia entre club y selección

El hincha de fútbol argentino tiene un chip diferente a la hora de ver un partido de Selección y uno de su club. Los Displicentes sienten esa transformación a la hora de grabar un partido de River o Boca y uno de Argentina. Cuando juega la Selección están unidos, porque no tienen que pasar por esa tensión que los divide. “Es más pasional tu equipo porque tenés a tu rival al lado. Vuelve el ambiente más tenso y eufórico”, contó Martín. Y Facundo agregó: “Es inevitable. Si empatan vamos a estar todos normales, si gana uno o pierde uno vas a ver dos tristes y dos contentos. Está bien, eso es el fútbol y el folclore”.

Tuvieron la posibilidad de vivir la experiencia de viajar al Mundial de Rusia, compartieron las mismas sensaciones. Pero tienen una cuenta pendiente. “Todavía no sabemos lo que es ganar con la Selección, no pudimos experimentar ningún festejo de la selección argentina”, dijo Martín.

Mientras que Kai, puso en evidencia una sensación angustiante. Que podría haberla sufrido el hincha de River, si perdía frente a Boca en diciembre del año pasado. “Viví las dos finales, perdí las dos”, asumió el hincha xeneixe, en relación a la final de Brasil y la de Madrid.

 

La Superfinal

Tres años atrás ninguno de ellos imaginaba que se iba a vivir una final de River – Boca por Copa Libertadores. Hasta que pasó. Tincho, Facu y Kai compartieron la primera final juntos, mientras que Mati vivió la final desde La Bombonera.

Después se empañó la final, con los hechos bochornosos que nos marcaron como sociedad. Para casi todos la definición había perdido sentido, pero Facundo agregó: “Cuando pasó lo de los incidentes yo sentí como que la final había perdido la gracia y lo creía, hasta que llegó el 9 cuando me puse la camiseta en mi casa y tenía que venir a la Displicueva y dije ‘Esta final es la Final, se ensució las bolas, es la final de la Libertadores, River – Boca’”.

“Yo miraba a Tincho y me sentía campeón, porque veía que tenía una fe increíble desde una semana antes”

Asimismo, el hincha de River, reveló ante sus amigos: “Yo miraba a Tincho y me sentía campeón, porque veía que tenía una fe increíble desde una semana antes”. Después, Martín recordó: “Mati tenía un montón de tips, él decía ‘Te ganamos, te ganamos’ y  tenía procesado ya como festejar la final”. A lo que el hincha de Boca se excusó: “Porque hace bastante que no les podemos ganar, las tengo todas preparadas”.

A pesar de tener la fe, porque es lo último que se pierde, Kai admite que en River había un componente complicado. “Para mí Gallardo es el mejor técnico de River de toda la historia y eso a mí me hacía dudar un poco las posibilidades de ganar”, reconoció Kai. “Me hubiera encantado que haya una final Bianchi contra Gallardo, pero no se dio”, sumó el hincha de Boca.

Los Displicentes tuvieron algunos ofrecimientos para viajar a Madrid, sin embargo, se les hizo imposible asistir porque ellos querían ir con la condición de compartir los cuatro el partido desde la misma tribuna y ahí tenían el primer problema, porque las tribunas mezcladas eran únicamente para los europeos. Otro condicionante fue el costo del viaje porque los precios de los vuelos y los hospedajes subieron de un día para el otro, haciendo muy difícil que pudieran llegar a España.

 

Displiencuentros

La primera juntada fue en el Planetario y la segunda, en unas canchas de fútbol en Puerto Madero. La convocatoria la hacen por las redes sociales. También, han estado en eventos a beneficio, como en Tecnópolis y en la Usina del Arte.

La Displicueva

Les ofrecieron grabar en un estudio de grabación, pero no lo aceptaron porque les gusta que tenga ese condimento de espontaneidad. “El objetivo es divertirnos entre nosotros y que la gente se divierta mirándonos. Si la gente entiende nuestro mensaje nosotros nos ponemos más contentos”, explica Matías.

 

Perfiles

Facundo Alessandri – River

Martín Duella – River

Matías Castillo – Boca

Carlos “Kai” Molinelli – Boca

 

*Conseguí la edición Nº 81 en  —>> Tienda 1986.

También podés suscribirte a Revista 1986 y recibirla cada mes en tu casa. Suscribite acá.

 

Ver más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *