arribaHistoria

Franz Platko, el rey de las goleadas en contra

Ser contemporáneos de Marcelo Gallardo es un privilegio que sólo el tiempo nos revelará con mayor potencia. No todos fueron iguales. Esta es la increíble historia del técnico húngaro que fracasó en River. Su intento de convertir en defensivo y mezquino a un equipo de buen juego. Su encuentro con Carlos Gardel.

No son muchos los entrenadores extranjeros que condujeron River Plate: Manuel Pellegrini hace poco, Didí y Delem en los setenta, Enrique Fernández Viola en los 60, Emérico Hirchl por los 30. Pero sin dudas, el más exótico de los entrenadores millonarios nacidos en el extranjero fue el húngaro Franz Platko.

Había nacido el 2 de diciembre de 1898 en la ciudad de Budapest, Capital de Hungría. Era arquero y tuvo una campaña prolongada que abarcó equipos como Vasas de Budapest (donde debutó), Austria Viena, Barcelona FC (8 temporadas) y Recreativo de Huelva. En Barcelona, su fama como portero fue tan grande, que hasta el poeta Rafael Alberti le dedicó una oda, inspirado en su actuación en la final de la Copa del Rey de 1928 ante Real Sociedad.

Como técnico su campaña fue aún más prolífica. Dirigió a Basel de Suiza, Porto de Portugal, Wisla Cracovia de Polonia, Arsenal de Inglaterra, a Barcelona FC, entre otros. En 1939 recaló en Colo Colo de Chile, donde en su primera temporada logró el campeonato. Esa fama de ganador y maestro de la táctica lo trajo a River para ser el entrenador del equipo en la temporada de 1940.

Platko y River nunca congeniaron. El entrenador no tenía muy en claro el estilo de juego rioplatense y la ideología que ya River promulgaba en aquellos años, donde el espectáculo era tan importante como el resultado mismo. En ese marco, la relación entre expectativa y logros arrojó un saldo muy negativo y eso fue una carga imposible de llevar. Platko era esquemático, táctico, rígido, defensivo. Y en ese ámbito, jugadores talentosos y de libre albedrío como Moreno, Pedernera, Peucelle, Deambrossi o Gallo, no funcionaban para nada.

En la primera rueda del torneo de 1940, River perdió 7 de los 17 partidos, y solo ganó en 6. De los partidos que perdió, varios fueron por goleada. 2-5 ante Vélez, 2-5 ante Newell’s, 3-6 ante Racing, 0-4 ante Huracán. Encima, perdió también el superclásico. Obvio, los jugadores, la gente y los dirigentes no lo apoyaban y se tuvo que ir.

Y parece que la cuestión era Platko, nomas. En la segunda rueda, River ganó 11 partidos y terminó tercero. En los últimos 4 partidos del año convirtió 24 goles. 7-1 a Lanús, 7-0 a Chacarita, 7-1 a Atlanta, 3-1 a Platense. El técnico ya era Renato Cesarini. El húngaro volvió a la Argentina en 1949 a dirigir a Boca Juniors donde casi se va al descenso. Lo más importante de su carrera lo hizo en Chile donde con Colo Colo ganó 3 títulos.

Su paso por River Plate fue uno de los más negativos en la historia del club. Sobre todo por equivocar la manera de interpretar el fútbol, desde una mentalidad completamente distinta. Dicen las malas lenguas que parte del plantel le hizo una cama pero eso seguramente se perderá en la historia como un acontecimiento incomprobable. Lo que si se comprueban son los números que al pobre Franz Platko no lo favorecieron.

Murió en Santiago de Chile el 2 de septiembre de 1982. Tenía 83 años.

Aquella foto con el Zorzal

La imagen es muy poco conocida. Con su sonrisa pintada en el rostro, Carlos Gardel disfruta de un encuentro con amigos. Se lo ve agazapado con dos de los integrantes del  Barcelona de aquellos años: Vincenç Piera (izq.) y Franz Platko (der.). La imagen fue tomada el 02 septiembre 1928 en el Gran Parque Central de Montevideo, Campo de deportes del Club Nacional.

Ver más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá tambien:

Close