abajoHistorias monumentales

El pibe al mando del joystick del Más Grande

El primer jugador profesional de eSports sudamericano surgió de River y sorprende a cada hincha con los goles que emula. Cómo es su día a día y cuáles son sus sueños en esta tendencia mundial.

Por Damián Eiberman

River es el primer club en Sudamérica en incorporar un jugador profesional de videojuegos más conocidos como eSports. Franco Colagrossi, fue el elegido para representar al Millo a nivel mundial con el joystick y se prendió en una charla con Revista 1986 para contarnos la experiencia.

– Comenzamos con la pregunta obligada, ¿cómo es el día de un jugador profesional de PlayStation?

– Varía un poco según la agenda. A veces surgen eventos con la prensa o algún evento solidario, que River apunta mucho y a mí me gusta participar. A grandes rasgos, me levanto, prendo la Play, me pongo a entrenar por lo general dos horas, freno, investigo por internet información, tácticas, ver jugadas de jugadores de Europa, que son muy buenos, y después, retomo para probar y pulir la idea. Busco intentar mejorar mi juego y aprender siempre cosas nuevas. También, estoy preparando unos tutoriales, para poder enseñarle a la gente cómo jugar, trucos, habilidades. Además, estoy armando, como una manera divertida para jugar, el equipo de River trayendo las figuras que están afuera, como un Súper River con lo mejor que hay.

-También veo que subís los videos de los goles de River. ¿Cómo haces para que salgan iguales?

– Cuesta mucho, pero es algo que me encanta porque veo la buena repercusión que tiene en redes sociales. Por ejemplo, el gol de Driussi contra Huracán, que la peinó Alario en el córner, lo tuve que hacer con cuatro joysticks a la vez. Me tiro el centro, me la cabeceo con Alario en el otro joystick y con otro manejo a Driussi para que entre por ahí a cabecear. Aunque tenga que repetirlo muchas veces. La paso genial, es algo que me encanta. Además, al ver la buena repercusión que tiene con la gente y todas las visitas que tiene, me motiva a hacerlo.

– ¿En que notás la repercusión? ¿Qué te dice la gente?

– La gente me pide cosas. Me mandan a mi página y, obviamente, les respondo por ahí. Estoy preparando tutoriales para poder abarcar todos los detalles y enseñarles a todos los que quieran cómo poder mejorar su juego. Por esto tengo ganas de completar bien los tutoriales, para poder ayudar mejor a quien quiera aprender.

Mientras aprovechamos para recorrer el Museo River, Franco mira a su alrededor. Son 115 años de gloria y él comienza a ser parte de esta enorme historia. Le brillan los ojos y esboza una sonrisa ante la maqueta gigante del Monumental: “Estoy contento, es un gran desafío representar al club que amo, que es el primero en el continente en incursionar en esto y es lo que me gusta hacer. Estoy 100% confiado en que esta actividad va a crecer día a día. Quiero tomarlo con el profesionalismo que se merece”, comenta. Claro, la camiseta tira, es fanático de River. Justamente, por eso se lo toma con tanto compromiso y responsabilidad. Se lo nota motivado, con muchas ganas de crecer en este mercado emergente e innovador en el mundo del fútbol. Él es un jugador de River más. Aunque no sea desde el césped, lleva la camiseta puesta y compite por estos colores.

– ¿Cómo empezó este camino? ¿Cómo fue que te convocaron?

– Siempre jugué torneos, de PES o FIFA. Tuve la suerte de ganar el torneo presencial más grande de PES, que fue hace cinco años. Ahí conocí a Guillermo Grotz, que está ligado a Agencia Roma que es la que lleva el proyecto a River. Él recomendó mi perfil y me entrevistó gente de Roma, después gente de River y por suerte di con lo que estaban buscando.

El perfil está claro, no hace falta indagar. Además de la pasión que siente por lo que hace, como un futbolista por la pelota, tiene la motivación, el conocimiento de los juegos y del mercado en el que incursionó. Entiende perfectamente de qué se trata ser un jugador profesional de eSports y lo explica muy claramente. También, entiende que no se trata solamente de sentarse a jugar a la Play: “A nivel competitivo, la cabeza es un 60%. Obviamente, la capacidad la tienen todos porque por algo llegan a ese nivel; todos juegan bien. Lo mental sirve para ese segundo de diferencia en la reacción, mantenerte positivo, no frustrarte si no te salen bien las cosas. Que no te agarre el bache y te vayas de partido, la cabeza es clave. Voy a empezar a trabajar con Sandra Rossi (la especialista en Neurociencias del plantel profesional) para ver qué puedo aprender y cómo puedo crecer y mejorar con eso”.

El día de la presentación oficial, seis jugadores del plantel profesional lo acompañaron y se dieron el lujo de jugar con él. Una especie de admiración invertida. Los futbolistas juegan mucho a la Play en los ratos libres y se encontraron con el profesional del Millo: “Me tocó con Iván Rossi y el primer tiempo jugamos contra Mora y Mayada. Parece que están más acostumbrados al FIFA y ese día jugamos al PES, anduvieron más o menos” , confiesa. Pero el desafío siguió: “Después vinieron Denis Rodríguez con Andrade y a ellos les fue un poco mejor. El tema es que Rossi no quería bajar el acelerador. Yo le decía que pare, que juguemos un poco y él se volvía loco, les gritaba los goles en la cara a todos, era un escándalo”, cuenta entre risas.

Finalmente, opinó de cómo crecen los eSports de fútbol en el mundo: “No tengo dudas que esto crece día a día. La industria del videojuego genera más que la de Hollywood. Esto es algo súper nuevo y por suerte River es un club innovador; y vio el momento justo para hacerlo y ser el primero en el continente. Hay muchos equipos, cada vez más. Ojalá muchos se prendan en Argentina para poder generar competencia interna, que es lo que más quiero. Para abrirles las puertas a muchos chicos, hay muy buen nivel. También, para representar al club a nivel nacional. No es lo mismo estar compitiendo que solo practicando”, comentó. También, mira hacia adelante, piensa en el futuro: “Ahora tenemos que estar más en contacto con los clubes de afuera para poder lograr un torneo internacional o algún amistoso, online o presencial afuera. Ya se está poniendo en contacto la gente del club y la gente de la agencia. En Europa hay muchos clubes y muchas competencias a este nivel”.

Antes de despedirse, cierra los ojos y se ilusiona con dar la vuelta con el escudo de River en el pecho. ¿Un sueño?: “El sueño más grande ya lo cumplí, que es poder dedicarme a esto y en River, el club que amo. A nivel deportivo es poder representar bien a River en el torneo más importante del mundo, que es el de FIFA y, obviamente, poder ganarlo”, cerró.

Conseguí la edición Nº 59 en  —>> Tienda 1986.

También podés suscribirte a Revista 1986 y recibirla cada mes en tu casa. Suscribite acá.

 

 

Ver más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *