HistoriaNota de tapa

¿Por qué River Plate?

En vísperas de un aniversario más de la fundación del club, revivimos la interesante historia que revela de dónde surgió el nombre del club más grande de todos. River Plate, tu grato nombre.

Por  Antonio Del Ré

Corrían los años de una Argentina próspera y pujante, plantada firmemente en el puesto número seis de las primeras potencias económicas de todo el orbe. Corrían los tiempos fundacionales de nuevas ciudades, puertos, empresas, de nuevos sueños y también clubes de fútbol.

Ahí están ellos, reunidos en el barrio de La Boca, dándole las puntadas finales a ese sueño, del más grande, el de fusionar dos clubes de barrio para hacer un nuevo club, uno grande, un club que logre traspasar las fronteras del barrio, las de la ciudad y las del país.

Ellos ya tienen el lugar del primer “field” que será contiguo a la “Carbonera Wilson”, como así también, quiénes serán los integrantes de la primer comisión directiva y desde ya, quién será el primer presidente de la nueva institución. Leopoldo Bard, el mismo que resolverá un punto sumamente importante, el nombre que llevará el futuro club, algo que hasta ese momento se presentaba como algo sumamente complicado, porque los principales socios fundadores -la mayoría de ellos originarios de la ciudad italiana de Génova- no lograban ponerse de acuerdo.

Bard ya sé decidió, ya tiene un nombre en su cabeza, un nombre que vio grabado en unas cajas de madera y será “River Plate” porque justamente, en esas cajas leyó ese título que era parte de la denominación del primer frigorífico de carne vacuna de toda Latinoamérica. “The River Plate Fresh Meat Company Limited”, empresa fundada en 1883 por el empresario de Manchester, George W. Drabble, en la margen derecha del Río Paraná de Las Palmas y más precisamente, en la ciudad bonaerense de Campana, lugar desde donde partiría la primera carga de carne vacuna congelada de la historia.

También, desde ese frigorífico saldría otro hito para nuestro país, ya que, fue el mismo empresario británico que invento el famoso corte vacuno llamado “asado”, porque al ver que a sus empleados les costaba en demasía trasladar el costillar entero que él les obsequiaba cada fin de semana a cada uno, por ser un corte no requerido en Europa, se le ocurrió la idea de cortar esa carne en tiras y así de esta manera, les sería mucho más fácil a esos hombres dicho traslado. Aún está en excelente condiciones la centenaria mansión que Drabble tenía en Campana, más precisamente en las intersecciones de las calles Güemes y Beruti.

Y ahí está el nombre del que sería el club más grande de toda una nación, de toda nuestra República Argentina, el glorioso River Plate.

*Conseguí la edición Nº 76 en  —>> Tienda 1986.

También podés suscribirte a Revista 1986 y recibirla cada mes en tu casa. Suscribite acá.

Ver más

Entradas relacionadas

Un comentario

  1. Qué hermosa es nuestra historia! Siempre es grato recordar los orígenes del Más Grande!!! Gracias! ¡¡Feliz Día Patrio!! (Doble)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *