Entrevistas

Gustavo Grossi, el nexo de Gallardo

La historia del hombre en el que confía Napoleón para lograr el resurgir del semillero del club. Su método y pensamiento, que son resaltados a nivel mundial.

El legado de Marcelo Gallardo en River es más que sólo títulos. En conjunto con el presidente Rodolfo D’Onofrio y Enzo Francescoli conformaron el proyecto de infanto-juveniles en la institución. Este mismo acrecentará a El Más Grande en el lugar que siempre tuvo en el fútbol argentino, el de formador de talentos. Por eso se incorporó a Gustavo Grossi como director del proyecto infanto-juvenil, con él a la cabeza de este ambicioso plan el millonario se prepara para que de aquí a cinco años, de sus Divisiones Inferiores, florezcan profesionales que aporten tanto para el primer equipo como para el fútbol nacional. La 1986 se reunió en el Monumental para charlar con Grossi para saber más detalles de su trabajo y cómo se encuentra este resurgir de las Inferiores.

¿QUIÉN ES GUSTAVO GROSSI?

Grossi comenzó a trabajar en River a principios de marzo de 2016 luego de una trayectoria de más de 23 años en clubes como Racing, Rosario Central e Udinese de Italia. El director de proyectos infanto-juveniles tiene contrato hasta que finalice la actual gestión de D’Onofrio en 2021. Su función consta de la planificación, la coordinación y la construcción de todas las áreas vinculadas al fútbol. También, se encarga de la captación de jugadores, el funcionamiento de la pensión del club, organización de partidos y el área administrativa de la secretaria técnica, entre otras funciones.

“El club institucionalmente, decidió que el proyecto infanto-juvenil era una prioridad y nos brindó herramientas para llevarlo a cabo.”

Como explica Grossi, la tarea de captar jóvenes se ha vuelto cada vez más complicada en el Interior del país ya que algunas instituciones, como Talleres de Córdoba y Rosario Central, han hecho proyectos muy grandes de infraestructura y de captación, sumado a que muchas veces los deportistas, teniendo posibilidades de jerarquía, prefieren permanecer en sus provincias o ciudades. “River va en búsqueda por todo el país. Abrimos mucho la zona de Mendoza, todo lo que es Cuyo, la zona de Jujuy, Entre Ríos, La Pampa. River busca en la provincia de Buenos Aires, Córdoba y en Rosario muchísimo, pero abrimos la búsqueda a nivel nacional porque necesitamos tener una densidad mayor que nos permita tener mayores posibilidades de elección”.

– ¿Cómo es la captación en edades infantiles?

– El biotipo del futbolista y la genética de los lugares más humildes se empiezan a complicar si no los traes en edades infantiles. Esa búsqueda si es en edad infantil es viable, hablamos de nenes de diez u once años, con chicos en edades avanzadas es más complejo porque quedan lejos en la composición física que tienen. De igual manera en Misiones, Formosa, Jujuy buscamos mucho, porque no todos los clubes pueden ir a buscar chicos a esa zona. Muchos prefieren ser más regionales, pero nosotros les damos mucha importancia.

– ¿Cuántos jugadores hay hoy en la pensión del club?

– Actualmente, hay 25 jugadores de edad infantil (categoría 2005-2008) y 55 juveniles que se encuentran viviendo en el club. Las edades de captación han disminuido para conservar el talento de origen y a eso mismo aportarte la ideología que la institución necesita. Son alrededor de quinientos futbolistas los que se encuentran en las líneas de Inferiores actualmente. Un lugar de privilegio para ellos si se tiene en cuenta que al año observan más de sesenta mil jugadores y un estimado de sesenta es fichado.

Los chicos tienen un vínculo de línea directa con los jugadores de Primera división. Pablo Dolce, preparador físico del primer equipo, tiene designados coordinadores por área y se les enseña la importancia de la pelota y sobre todo el estilo de juego. Y en lo alimenticio, Marcelo Pudelka, quien es el nutricionista de la Primera división, baja la línea a tres nutricionistas que se encargan de las divisiones menores.

¿Cómo está compuesto el proyecto?

– La idea consiste en tres etapas: la primera era que River vuelva a estar vinculado en todo el país al reclutamiento de talentos. La segunda fue trabajar en infraestructura, relanzar la casa River, hacer el predio de Hurlingham y el traspaso de las divisiones juveniles a Ezeiza. Y en la tercera etapa, el cuerpo técnico de Primera se encarga de hacer una bajada de línea de la ideología de juego que se pretende para llevarlo a cabo en todas las divisiones del club.

¿Cómo influyó en el proyecto la apertura del predio de Hurlingham?

– Están en un ámbito más natural y el traslado a Hurlingham es muy corto. El chico que viene del Interior consigue entrenar y prepararse en un mismo nivel del que llega porque antes lo hacían en un sintético al lado del estadio y entre el susto, la presión y un montón de cosas les costaba más la adaptación. Fue un pedido explícito de los entrenadores tener un espacio y una cancha para cada categoría. Ahora los chicos consiguieron tener la ropa, la pelota, la cancha y el entrenador para enseñarles. El club hizo un esfuerzo muy grande y hoy las condiciones son óptimas.

Más allá de darles todas las comodidades para poder ejercer como futbolistas River les ofrece a los chicos del club la oportunidad de poder crecer como personas y, de no poder llegar a ejercer como jugadores, estar preparados para lo que es la vida. “River aporta alimentación, educación, vestimenta, apoyo psicológico y todo lo que necesita un niño para una formación integral. La mayoría de chicos que llegan son de zonas muy vulnerables, sus padres se sienten privilegiados y muy agradecidos de que el club les pueda brindar cosas que quizá no puedan tener en su lugar de origen”.

Todos los futbolistas del club estudian, algunos en primario o secundaria y otros a distancia mediante internet en un sistema donde estudian los tenistas, que son mayormente, los que están muy cerca de subir al fútbol profesional.

IDEOLOGÍA RIVER

“La idea de juego es tener la mayor cantidad de volantes creativos. Que el volante creativo vaya de enganche o juegue a los costados es una circunstancia. Formar laterales que ataquen, centrales que puedan jugar mano a mano, la mayor cantidad de jugadores en la zona media y jugar siempre con la posibilidad de tener dos delanteros-uno de referencia y otro con movilidad-, la tendencia de este último tiempo es poner toda la cantidad de enganches posibles en juveniles que generen el fútbol que es la cultura de River, cosa que se hace sencilla ahora porque es como juega el primer equipo. La metodología de juego de este año la implemento Gallardo, que se basa en la filosofía de juego del primer equipo que es la que todos consideramos que representa la idiosincrasia de River. Este año todas las categorías juegan no solo con enganche, sino que con dos o tres enganches”, aclara y hace referencia Grossi sobre algunas declaraciones de Ferreira y Moya de su posición en la cancha.

“Gallardo es alguien que le permitió a River, junto  D’Onofrio, volver a ser un club modelo. El presidente en lo institucional y Marcelo junto con Francescoli, se ocuparon que en lo deportivo, River vuelva a ser la gran referencia de América para todos los países del mundo.”

¿Cómo es tu relación con Gallardo?

– Continua, él es la cabeza referencia de este proyecto. Yo lo que hago es interactuar y recibir referencias de él. En el día a día a mí me toca gestionarlo, el asume como un director general de todo lo que es el proyecto infanto-juvenil de River y en un punto intermedio soy su nexo con el fútbol infantil y juvenil.

¿Qué opinión tenés sobre lo que ha logrado en estos cuatro años?

– Marcelo es alguien que le permitió a River, junto con Rodolfo D’Onofrio, volver a ser un club modelo. El presidente en lo institucional y Marcelo junto con Francescoli, se ocuparon que en lo deportivo, River vuelva a ser la gran referencia de América para todos los países del mundo.

¿Qué significa River en tu vida?

– River es el lugar donde pude cumplir mi sueño profesional más importante, el lugar donde todos los que se dedican a mi profesión quieren estar y el lugar adonde encontré el mejor de los espacios para llevar adelante un proyecto. No he encontrado nada igual a River, es el club más grande de América como club y como proyecto.

 

UN PROYECTO A LARGO PLAZO

Hace mucho tiempo en la institución se necesitaba que paren la pelota y ordenen las divisiones infantiles. “El proyecto es de River, lo que manda es el proyecto, por supuesto tiene como gran diseñador a Gallardo y a otras personas que están a cargo de lo que se hace, pero siempre los proyectos son de los clubes. Más cuando se tiene gente como es el caso de Marcelo que entiende el estilo y sobre todo el mundo River”. De aquí a diez años saldrán jugadores que hayan mamado la ideología que se injerta en cada uno  de los chicos en divisiones Inferiores. “Cuando los categoría 2005/06/07 lleguen a Primera me van a dar una gran satisfacción, ahí voy a poder decir que es un ciclo completo. Trabajamos en un espacio en donde somos los que decidimos el futuro económico y deportivo del club, nuestras decisiones de fichajes, las formas de entrenar y nuestra manera de llevar al jugar por lo menos hasta la reserva para River es lo que va a pasar deportiva y económicamente”.

RIVER POR TODA AMÉRICA

Grossi además es el encargado de viajar al exterior y captar talentos para la cantera del club. “Mañana viajo a Colombia a ver a algunos chicos”, nos cuenta Gustavo ya acostumbrado a la rutina de viajar por Sudamérica. “En el exterior hacemos una búsqueda de futbolistas y de juveniles a partir de edades que puedan ser habilitadas por FIFA. Me toca viajar a varios países de Sudamérica y luego según la edad las informaciones llegan a Enzo o Marcelo, si tienen una edad cercana a reserva, y de ser edades más cortas yo me encargo de seguir esas gestiones. Tenemos futbolistas de Ecuador, Uruguay y una gran excepción de un brasilero que salió muy bien”.

SUEÑO CUMPLIDO

“Mi madre es mi admiradora número uno. Seguramente, cuando la revista salga va a hacer un cuadro con la foto y la va a colgar como recuerdo”, cuenta el nacido en Merlo. De perfil bastante bajo, para Gustavo no es habitual dar notas. “Me sorprendió cuando me contactaron, yo no entendía de dónde sacaron mi teléfono”, dice el coordinador. Su padre siempre tuvo el sueño de verlo con la banda roja cruzándole el pecho. “De joven jugué en muchos equipos de Primera, pero nunca en River. Mi papá quería que lo hiciera en River”, cuenta mirando hacia el horizonte, como un anhelo que no pudo ser, pero sabiendo que la vida siempre da oportunidades. “El día que firmé contrato con el club lo hice sin que él sepa, fui a la casa y le dije que su sueño se había cumplido porque finalmente pude encallar en River”.

 

*Conseguí la edición Nº 78 en  —>> Tienda 1986.

También podés suscribirte a Revista 1986 y recibirla cada mes en tu casa. Suscribite acá.

Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *