Historias monumentalesmedio

Rock&River: The Wall

La tercera entrega de esta sección tiene como protagonista la histórica gira del cantante británico Roger Waters, confundador de la legendaria banda Pink Floyd. Nueve recitales espectaculares que enloquecieron a unas 400.000 personas en la cancha de River durante marzo de 2012.

Por Germán Balcarce.

Cada testigo privilegiado guarda un grato recuerdo. Nadie olvida lo que experimentó en el estadio Monumental durante la noche en la que le tocó ser parte del público -cerca de 60.000 espectadores por función- en el espectacular show musical que Roger Waters denominó como ‘The Wall Live’. Ocurrió en marzo de 2012, cuando el templo de Núñez todavía era utilizado como casa de los mejores artistas a nivel local e internacional.

EL CRONISTA

Los cuestionamientos e interrogantes propios de cualquier persona mayor de 40 que debe abandonar la tranquilidad de su cómoda vida, como el 70% del público asistente, se desvanecen cuando empiezan a sonar los acordes de In The Flesh, primer tema de esta obra conceptual, que culmina en medio de atronadoras hélices y con una avioneta casi de tamaño real que baja desde la parte alta de la tribuna Sívori para estrellarse, en medio de fuegos artificiales y explosiones, contra el lado derecho de la pared“.

 

Los efectos especiales, sonidos e imágenes estuvieron a la altura de las expectativas. Más allá de la música en sí misma, fue una auténtica obra maestra con el cerebro de Pink Floyd como protagonista. El escenario de 100 metros, ubicado cerca de la tribuna Centenario, comenzó a brillar al ritmo de In The Flesh, la primera canción de cada una de las nueve noches mágicas.

Entradas agotadas para cada concierto de Waters, cuyas visitas anteriores a Buenos Aires habían sido en los años 2002 y 2007, en Vélez y River, respectivamente.

DIEGO KAPLAN – Director de cine

Acompañó al cantante británico en la Villa 31 y quedó maravillado por su humildad durante el rodaje de un videoclip: “Lo de este señor es una cosa de locos. Se llama Roger Waters, pero es una persona y un ser humano excepcional. No tengo palabras para describirlo. ¿Qué es lo que más me sorprendió de él? Me guardo las charlas que tuve sobre cine, sobre neorrealismo italiano. No tengo palabras para esta experiencia con este señor“.

 

Unas 400.000 almas se deleitaron en la cancha de River durante ese cierre de verano en 2012, tres décadas después de que Pink Floyd presentara The Final Cut, su último disco.

Con la adhesión de la mayoría del público, Waters les dedicó sus conciertos a las Madres de Plaza de Mayo y al escritor Ernesto Sábato como consecuencia de “su lucha por descubrir la verdad sobre el terrorismo de Estado y decir Nunca Más“.

LAS MALVINAS

A fines de febrero de 2012, Waters estuvo en Chile. Allí durante una entrevista respondió sobre el histórico conflicto territorial con Inglaterra. “Creo que las Islas Malvinas deberían ser argentinas“, contestó. Y analizó: “La guerra de las Malvinas salvó la carrera política de Thatcher, pero mató a muchos británicos y argentinos“. Sin embargo, unos días después, el cantante tuvo que rectificarse para salir de una polémica que causó ruido en Gran Bretaña: “Un periodista de Argentina me malinterpretó“.

 

VIVIRLO DESDE ADENTRO

POR GUSTAVO GARCÍA *

Para los que tenemos más de 40 años y consideramos que Pink Floyd es una de los grupos más importantes de la historia, que nunca haya venido al país era una herida abierta. La visita de Roger Waters, en marzo de 2012 para presentar un álbum tan icónico como The Wall, fue cerrarla definitivamente.

Fui a la séptima noche de las nueve presentaciones que realizó en el estadio Monumental. Llegamos muy temprano, con amigos. Ingresamos por la entrada principal del club y accedimos al campo de juego por la puerta de lo que hoy es el paddock. Nos ubicamos pegaditos a la tribuna Belgrano.

La bienvenida al show fue con “In the flesh” en el mismo instante que un avión atravesaba el estadio para estrellarse contra el muro. Todos los presentes sabíamos que no había helicópteros sobre nuestras cabezas en “Another brick in the wall”, pero no podíamos evitar mirar hacia arriba. El sonido cuadrafónico lo hacía posible.

El audio nos atacaba por los cuatro costados, las canciones nos sumergían en imágenes. Aquella noche, Roger Waters nos trajo la música mágica y lisérgica de Floyd. No había visto ni volví a ver un espectáculo de esa magnitud.

The Wall en el Monumental fue estar en un set de filmación, donde todo puede pasar y no sabés si es real.

*Director y conductor de Código River (AM 1010).

LOS 28 TEMAS DE LA GIRA

 

PRIMERA PARTE

1- In the Flesh 2- The Thin Ice 3- Another Brick in the Wall (parte 1) 4- The Happiest Days of Our Lives 5- Another Brick in the Wall (parte 2)  6- Mother 7- Goodbye Blue Sky 8- Empty Spaces 9- What Shall We Do Now?10- Young Lust 11- One of My Turns 12- Don’t Leave Me Now 13- Another Brick in the Wall Part 3 14- The Last Few Bricks 15- Goodbye Cruel World

 

SEGUNDA PARTE

1- Hey You 2- Is There Anybody Out There? 3- Nobody Home 4- Vera 5- Bring the Boys Back Home 6- Comfortably Numb 7- The Show Must Go On 8- In the Flesh 9- Run Like Hell 10- Waiting for the Worms 11- Stop 12- The Trial 13- Outside the Wall

 

ESTA NOTA PODÉS ENCONTRARLA EN EL #95 DE LA REVISTA 1986 – CONSEGUILA EN NUESTRA TIENDA ONLINE

 

PARA RECIBIR LA REVISTA 1986 TODOS LOS MESES EN TU CASA, A PRECIO DE TAPA, CON UN REVIPÓSTER DE REGALO Y CON ENVÍO GRATIS, PODÉS SUSCRIBIRTE ACÁ

Ver más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirá tambien:

Close