abajoNota de tapa

La noche más esperada en dos décadas

A 5 años de la conquista de América, la que nos vio resurgir definitivamente de las cenizas, recordamos aquella nota que acompañó la edición #45 de una histórica Revista 1986 que se vistió de gala.

Los festejos

Más de 60 mil personas, once jugadores, 19 años de espera. Y una Copa, tantas veces esquiva en la historia de River. El recibimiento de los hinchas estuvo acorde con el evento. Fue una fiesta total. Fuegos artificiales, humo, bengalas, papelitos, globos y un canto ensordecedor para recibir a los elegidos. Tigres, entraba a la par, pero parecía un mero invitado a la fiesta.

La subcomisión del Hincha trabajó en la instalación de cintas colgantes con los colores blancos y rojos desde las bandejas y en la entrega de miles de globos para los simpatizantes.

Los organizadores también dispusieron lanzadores de humo y show de luces para la función entre un doble cordón de efectivos de seguridad.

Cuando faltaban pocos minutos los hinchas transformaron en palabras el sueño que se había demorado. El grito de “Dale campeón” se convertía en realidad. Y el cierre fue a toda orquesta Con gorros, remeras, cotillón, vuelta olímpica y una celebración interminable. Con una bandera de Japón moviéndose de un lado al otro y advirtiendo que para River la fiesta recién empieza.

El adiós de Cavegol

Venció el contrato de Cavenaghi y ya se sabía en la previa que no iba a formar parte de la delegación que partirá rumbo a Japón para disputar el próximo martes 11 la final de la Copa Suruga Bank ante el Gamba Osaka. Sobre el final, en los festejos, el propio ‘Torito’ se tomó unos breves minutos para anunciar su adiós de Núñez: “Hoy es mi final adentro de River. Acá se termina una etapa, un ciclo… Orgulloso de terminarlo levantando la mejor Copa”.

Asimismo, el delantero brindó sus sensaciones acerca de lo que está viviendo y aseguró que era el mejor momento de su vida: “Sin dudas lo es, el momento más feliz… Feliz por este momento. Muy meritorio para este grupo poder conseguir una Copa después de tantos años”.

El partido

Fue una noche soñada para River, bajo la lluvia, de la mano de Marcelo Gallardo y en Núñez volvió a escucharse el grito sagrado: campeón de la Copa Libertadores de América.

El conjunto de Gallardo comenzó a torcer en el final del primer tiempo un partido que comenzó trabado, con muchas imprecisiones. Hasta que a los 44′ Vangioni recuperó en el medio y envió centro a media altura, Alario se anticipó a su marca y de cabeza abrió el camino de la victoria para River. A medio segundo tiempo la definición. Un penal cometido a Sánchez, que el mismo uruguayo se encargó de convertir con un remate alto y fuerte; y casi liquidar el pleito. Cerró Ramiro Funes Mori con un tremendo cabezazo tras un córner de Piscu.

El Refuerzo

Lucas Alario llegó sin demasiado cartel. Venía de Colón y era, por sobre todo, una gran apuesta de Gallardo. El DT confió en él instantáneamente. Tras unos minutos ante Temperley, lo puso de titular en la primera semifinal de Copa ante Guaraní y dio las dos asistencias del triunfo 2-0. En la vuelta recibió un pase bárbaro de Viudez y marcó el gol de la clasificación a la final. Una definición con clase por arriba del arquero.
Anoche en el Monumental se puso la pilcha de ídolo. Recibió el centro bajo de Vangioni y cabeceó con mucha calidad para vencer a Guzmán y empezar a definir la copa. Delantero alto y fuerte, las banca todas, asiste y define, el ojo de Gallardo impecable.

El Muñeco Biscay

Por la sanción recibida en la ida en Monterrey, Gallardo no pudo estar en el vestuario ni en el banco, como ya había ocurrido anteriormente. Lo remplazó su más cercano colaborador, Matías Biscay por tercera vez en la Copa, aunque las anteriores habían sido empates. Vivió el partido intensamente, indicando, manejando el equipo con la misma calidad que el DT, un grupo de trabajo unido y tirando para el mismo lado. El Muñe bajó al campo de juego para la premiación y la vuelta olímpica en micro. Habló por la pantalla gigante. Se lo vio emocionado, agradeció a sus jugadores, al hincha y dejó un clarísimo mensaje para el futuro: “Vamos por más” tiró. Hay Muñeco para rato, para seguir cambiando la historia del más grande.

Ver más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *