Tribuna

Los cánticos no se callan

Pasaron los años y los trapos con inscripciones pasaron a tener un lugar más trascendente,
incluso desde lo político. Pero los cánticos no se callan nunca, sólo se toman un paréntesis:
son los gritos del silencio. Por eso, repasamos la historia de ellos en las tribunas del
Monumenal hasta llegar a estos días en que el “Mauricio Macri la p… que te p…” tuvo su
origen fundamentalmente, en el descontento popular. Ha sido la expresión más genuina de
una buena parte del pueblo que “repudia” las medidas del Gobierno. Y en el caso de River,
acentuado por todo lo que forma y conforma la presencia azul y amarilla en los poderes.
Los contenidos de los cantos en las canchas argentinas se fueron modificando con el correr
del tiempo. Por ejemplo, de aquellos simples: “Sale el sol / sale la luna / centro de Muñoz /
gol de Labruna” o “Guito Guito Guito… Gol gol gol!” (por Vernazza), o los de 1975 del
“Coro de Mujeres”: “Somos gallinas / también tenemo´ al Pato / por eso somo´ lo mejor
del campeonato!” fueron cargándose de sombras e impurezas: insultos a la hinchada
contraria, a los árbitros, a los jugadores, alusión al robo de bombos, banderas, combates
varios… Al mismo tiempo (fines de los 60, comienzos de los 70) fueron tomando cuerpo
los estribillos relacionados con la política, tendencia que se acentuó en los 80.
En lo que respecta específicamente a la hinchada de River, durante la dictadura de Onganía
se cantaba en forma casi inocente: “Que encuentren a Aramburu / lará, lará”; “Labruna
presidente / lará, lará, lará”. Mientras que en los 70, cuando Perón desde el exilio designó
a Cámpora: “Lo dice el Tío / lo dice Perón / hacete de River / que sale campeón!”.
En los 80, cuando la dictadura no sabía cómo sostenerse y parte del pueblo acentuaba sus
movilizaciones en contra del régimen, comenzó en las tribunas el “Se va a acabar / se va a
acabar / la dictadura militar” que luego pasó a las marchas. “Baila la hinchada baila /
baila de corazón / sin militares / sin policías / vamo´ a vivir mejor”; “Videla / Massera / la
horca los espera!”; “Paredón paredón paredón paredón / a todos los milicos / que
vendieron la nación”.
También en pleno conflicto de las Islas Malvinas se llevaba muchas banderas celestes y
blancas a las canchas, al tiempo que expresaba: “Salta salta salta pequeña langosta / los
yanqui´ y los ingleses / son la misma bosta”; “Les vamos a quemar / les vamos a quemar /
les vamos a quemar toda la flota / y se van a volver / y se van a volver / a Inglaterra en
pelotas!”; “El que no salta es un inglés!”. Y ante la posterior caída de Puerto Argentino:
“No sirven para el gobierno (no sirven para el gobierno / no sirven para la guerra (no
sirven para la guerra) / los milicos argentinos / no sirven para una m…”.

Bajo el gobierno constitucional de Ricardo Alfonsín y frente a la consulta popular por el
Canal de Beagle: “Baila la hinchada baila / baila de corazón / soy argentino / soy
peronista / por eso voto NO”. Acerca de los presidentes de River y Boca de mediados de
los 80, se cantaba: “Olé lé / olá la / Santilli es peronista / Alegre radical!”.

*Periodista y diseñador gráfico. Escribió y diseñó: “Historias de River cantadas por su
gente I y II”, “River es Argentina: un grito sagrado”, “Grandes hermanos”,
“Monumentales” y “Millonarias inéditas”, este último con Jorge de los Ríos. Los cánticos
que aparecen en esta nota corresponden a sus dos primeras obras.
Mail: gustavocardone@hotmail.com Facebook: Gustavo Eloy Cardone

Ver más

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *